Frente Amplio

Un colectivo que nos representa a nosotros/as mismos/as

Este miércoles se votó en el Senado la ley de empleo para personas con discapacidad en empresas privadas. Constanza comenzó su exposición diciendo que los colectivos con discapacidad se han visto segregados y excluidos: “si alguien tuvo alguna vez que trasladar a un amigo/a o familiar en una silla de ruedas, sabrá de lo que estoy hablando, de lo poco amigables que son las ciudades con las personas que sufren discapacidad.”

La Senadora de Casa Grande, señaló que con las personas que sufren discapacidad no existe ningún grado de separación. “No solo porque tenemos familiares y amigos con discapacidad, sino porque todos vamos a terminar con discapacidades. Si vivimos lo suficiente, vamos a terminar sordos, medio ciegos y con enormes dificultades motoras, así que la discapacidad es lo que nos espera a todos, repito, si vivimos suficientes años. Que nadie sienta que es algo que a uno no le va a pasar. ¡No! Y, por supuesto, también aumentan las discapacidades a medida que va transcurriendo la vida; algunos ya las sienten. Entonces, por eso digo que no estemos hablando de un colectivo que nos es ajeno, sino de nosotros mismos.”

Luego mencionó la relación entre discapacidad y pobreza. En un informe mundial sobre discapacidad elaborado por el Banco Mundial dice que la prevalencia de la discapacidad es mayor entre los grupos más pobres y que las malas condiciones de vida hacen más frecuente la discapacidad como consecuencia de mala nutrición, enfermedades, accidentes y problemáticas sociales que empeoran las condiciones de crecimiento y desarrollo de los niños. Según los datos de este informe, un alto porcentaje de las personas con discapacidad en América Latina viven en situación de pobreza.

También se refirió a los accidentes de trabajo como causa de discapacidad: “ya que estamos hablando de empleo quiero manifestar que los accidentes de trabajo son una gran causa de discapacidad; son una verdadera crónica roja de la que no habla el informativo emitido por televisión.”

“Quiero hacer un reconocimiento al movimiento sindical, porque en el año 2015 el PIT-CNT empezó a impulsar la extensión de la ley al sector privado. Como dije al principio, 500.000 uruguayos y 50.000 niños viven con discapacidad, según el censo de 2011. Estamos hablando del 16 % de la población total, de los cuales el 60 % está en edad de trabajar. Digo esto porque puede suponerse que la tasa de discapacidad es alta porque hay mucha gente grande en el Uruguay, pero no es así; la mayor parte de esa discapacidad afecta a personas en edad de trabajar.”

Si observamos los números, podríamos decir que se trata de uno de cada diez. El 80 % de las empresas en el Uruguay son pymes. El 41 % de las empresas son unipersonales, el 43 % son microempresas –con uno a cuatro empleados– y las pequeñas –de 5 a 19 empleados– son el 13 %.

“Si no nos ponemos un poco exigentes con el tamaño de las empresas, la medida sería completamente inefectiva. Entiendo que en Brasil las empresas en las que se ha aplicado esto tienen 100 trabajadores, pero ¿ustedes vieron el tamaño que tienen las empresas brasileñas o las argentinas? Esto tiene que ser a la escala de las empresas uruguayas, y me parece, insisto, que el ámbito de aplicación –que está comprendido en el artículo 1.º–, permitirá las flexibilidades suficientes.”

“Para terminar, quiero felicitar a quienes han trabajado durante este tiempo, al movimiento sindical, a las distintas comisiones honorarias por la discapacidad. También quiero felicitar la labor de mis compañeros/as y que este Senado esté tomando cartas en un asunto tan importante para la vida del país.”