Frente Amplio

La que se viene es una campaña de bases y militancia

Este domingo, la senadora de Casa Grande Constanza Moreira visitó el comité Mondello en Piriápolis y habló sobre el panorama político del FA y el plan estratégico para Maldonado. El Comité acordó hacer todo lo posible por la pronta instalación de la Comisión de estrategia que fuera propuesta por la Mesa Política de la Departamental de Maldonado.

Compartimos algunas de las reflexiones de Constanza compartidas en Piriápolis:

El FA está en el momento más difícil de la campaña. Las encuestas lo siguen mostrando como el partido más grande y el que ocupa toda la izquierda. No estamos bien, pero estamos todos juntos en un solo partido.

El Partido Colorado se recupera con Sanguinetti pero le saca votos al Partido Nacional. Los votos del Partido Nacional son acumulación de la decadencia del Partido Colorado, por eso fue tan complicado ganarle en Maldonado. A pesar de la caída del FA en Maldonado, si el partido Nacional no se hubiera llevado los otros votos, el FA hubiera ganado.”

Bolsonaro gana con un 6% de diferencia y crea una gran polarización. Lo mismo con Macri. Hay un efecto polarizante. Y ese es el mensaje central, es entre la izquierda y la derecha. Es una cosa o la otra. Ese mensaje tenemos que darle a los desencantados de izquierda: es entre la izquierda o un Bolsonaro.

No sé muy bien porqué es el tema de los desencantados, los politólogos interpretan pero la realidad es más complicada. Pero no puede ser que el FA represente la corrupción cuando los casos dentro de la oposición son mucho más y mucho peores. Y la oposición por ejemplo con Bascou se desentiende. Allí el FA no tiene un mensaje claro, tiene una actitud vergonzante.

Económicamente no ha sido fácil mantenerse, mientras se están cayendo Argentina y Brasil, Uruguay no se cae. El FA lo ha llevado mejor que cualquiera. A pesar de los autoconvocados que surgen como movimientos empresariales. Y estos grandes empresarios convencen a la pequeña burguesía. Se produce un vínculo entre los grandes y los chicos. Esa es la parte complicada porque vamos a una elección muy polarizados.

Y en el FA no estamos lo unidos que debiéramos estar. La campaña debería estar centrada en defender al FA, la cultura política de la izquierda, además de defender lo que es un proyecto político popular. Y estamos en un momento que hay que priorizar. No es un momento de abundancia, hay que hacer economía política y apostar a los mejores candidatos. Tener una sola estrategia. El FA tiene que mostrar cohesión. En el senado no somos todos amigos, pero tenemos un enemigo común. El adversario nos une. La derecha tiene los dientes cada vez más afilados, advierten nuestra debilidad y avanzan sobre eso.