Frente Amplio

Ante la situación política que vive Brasil y su Presidenta Dilma Rousseff, Casa Grande expresa:

Política Internacional

En las últimas horas se han producido varios hechos que muestran la gravedad del proceso a que está sometida ya no la Presidenta Dilma Rousseff, el ex Presidente Lula o el PT sino la democracia toda. La divulgación a la prensa de conversaciones entre Dilma y Lula, el pedido de prisión preventiva contra Lula, y la votación en el Congreso a favor de iniciar el proceso de impeachment contra la Presidenta configura una situación gravísima que evidencia a un Poder Ejecutivo acorralado por los otros dos poderes del Estado (el Congreso y el Poder Judicial) y por ese otro "cuarto" poder que son los grandes medios de comunicación.

Frente a esta situación nadie puede estar ajeno. Ya no sólo nos solidarizamos con el gobierno porque pertenezca a nuestro campo político (la izquierda latinoamericana) sino por defender a la joven democracia brasilera que hoy tiene su momento más difícil. Si este "golpe técnico" próspera, duros y oscuros días vendrán para nuestros países.

Hoy es tiempo no sólo de solidaridades. También es tiempo de movilizaciones.

Casa Grande declara su solidaridad y apoyo al gobierno de Dilma y al Partido de los Trabajadores en esta hora crucial para las democracias de la región.

Condenamos el odio racial, las manifestaciones de intolerancia y el atropello a personas e instituciones al que venimos asistiendo desde hace varios meses.

Declaramos nuestra solidaridad con el pueblo brasilero y nuestro absoluto respaldo al proceso de cambio iniciado por el ex presidente Lula y continuado por la compañera Dilma.

También nuestro absoluto respaldo a las instituciones democráticas, del cual emerge la legitimidad del gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff. Llamamos la atención sobre la politización del proceso judicial que tiene hoy lugar en Brasil y el repudio más absoluto a las últimas acciones que se iniciaron contra el ex Presidente Lula, desde el pedido de prisión preventiva, su espectacular detención, así como los pedidos de anulación de su nombramiento al frente de la Casa Civil.Hoy más que nunca, abogamos por el respeto a la Constitución y las leyes, para impedir que el proceso de impeachment, viciado desde su propio origen al ser alentado por un presidente del Congreso que está siendo hoy gravemente acusado (sin que el sistema judicial reaccione de ninguna manera), sea un proceso llevado a cabo con todas las garantías del caso, y no una simple fachada para enmascarar un proceso de usurpación del poder legítimo , legal y arbitrario.

Reafirmamos nuestro compromiso con el hermano pueblo brasilero, pidiendo que se respete el resultado de las últimas elecciones nacionales y vaya nuestro apoyo a todo brasilero/a que salió este 18 de marzo a movilizarse contra el golpe y a favor de la democracia.